Piņera promueve un rol conjunto de la defensa nacional
Friday, 06 de January de 2012

 
Adquisiciones militares y los desafíos de la Defensa
 
CHILE-Un interesante debate ha tenido lugar las últimas semanas en relación a las adquisiciones militares y el rol de lo conjunto en la defensa nacional. El programa de gobierno del Presidente Piñera reveló la necesidad de impulsar un desarrollo armónico de las distintas partes que conforman el sistema de Defensa. Ello, con el fin último de maximizar la eficiencia y el valor para la sociedad de los recursos utilizados en el sector.
 
Por su parte, y en la misma línea de lo propuesto, el Ministro Allamand recogió la necesidad de profundizar lo conjunto, entendiéndolo como el accionar sinérgico de la fuerza y no una mal entendida competencia por recursos, para lo cual es necesario que la “ fuerza conjunta sea mayor a la suma de las capacidades de las fuerzas institucionales que la integran”. Ello, pensando que los nuevos problemas de seguridad y amenazas no convencionales que enfrenta el país requieren que nuestras fuerzas sean sustentables, integradas, interoperables y complementarias.

Resulta evidente que los luctuosos sucesos que afectaron al Estado Mayor Conjunto en el año 2010 perturbaron a esta nueva institucionalidad y, con mayor razón estimamos que se debe reforzar una mirada conjunta de la defensa como un desafío permanente para el país.

El entrenamiento, preparación y empleo conjunto del dispositivo militar en situaciones de crisis o conflicto es fundamental como parte del proceso de modernización continúa del sector. Al mismo tiempo, y más allá del empleo de la fuerza, en el proceso de desarrollo de la misma, y particularmente en lo que respecta a la definición de capacidades estratégicas que se realiza en la Estrategia Nacional de Seguridad y Defensa, la dimensión conjunta deviene en algo necesario y vital. Este enfoque requiere además una gestión de recursos que permita una visión integral en el costo del ciclo de vida no solo de los sistemas de armas, sino también de las capacidades operativas en su globalidad.

En el fondo, una línea sobre la cual avanzar es otorgar equivalencia al rol de la institucionalidad conjunta en dos ámbitos: en el empleo del instrumento militar, por un lado, y en el desarrollo de la fuerza, esto último estrechamente vinculado a la definición de las capacidades estratégicas. La mirada conjunta resulta clave para que ese esfuerzo de todos, como plantea España en su estrategia de seguridad, sea también un esfuerzo crecientemente conjunto. La colaboración de defensa con el Ministerio del Interior y Seguridad Pública para combatir el narcotráfico, o en materia de prevención y respuesta ante emergencias y catástrofes, también refuerza lo propuesto por el programa de gobierno y por el Ministro Allamand: un uso cada vez más racional, eficiente y transparente de los recursos y medios para enfrentar las nuevas amenazas a la seguridad.

En síntesis, uno de los progresos más significativos en el proceso de modernización de la Defensa Nacional tiene que ver con la institucionalidad conjunta. Es necesario continuar con este esfuerzo, integrando de forma equivalente la mirada conjunta a todo el proceso de toma de decisiones en este importante sector del Estado. Lo anterior, en particular en lo que dice relación con el desarrollo de la fuerza y la determinación de las capacidades estratégicas para la seguridad, la defensa y la cooperación internacional que nuestro país ha definido como prioritarias.
 
 
por el Licenciado TOMAS DUVAL VARAS
Modificado el ( Friday, 06 de January de 2012 )